Es el tratamiento a través del ejercicio físico y es una parte esencial en el proceso de rehabilitación. El objetivo de la kinesioterapia es situar al paciente en los límites máximos de su capacidad y en la frontera mínima de su discapacidad. La misma forma parte de la fisioterapia y es administrada por un fisioterapista experto, siempre con la aprobación de un médico.

El principal objetivo de la kinesioterapia es la búsqueda de mantener una capacidad funcional normal, encontrar la perfección en cuanto a la respuesta muscular, recuperar movimientos perdidos, tratar a fondo los problemas de la tetraplejía o paraplejía, recuperar si se han perdido y mantener si existen todavía, los arcos de movimiento, dar apoyo para evitar la rigidez articular y prevenir enfermedades de índole respiratoria.

Existe la kinesioterapia preventiva, que como su nombre indica es utilizada para prevenir los problemas que regularmente surgen y se tratan con la llamada kinesioterapia curativa. También existe la kinesioterapia activa para los pacientes que la realizan por si misma con ayuda libre o contra resistencia. La denominada pasiva en la que el paciente suele ser atendido totalmente a nivel articular con presiones, torsiones, flexiones y tracciones